Menu

La familia política

¿Has escuchado la frase: “Me case con él (o ella), no con su familia”? Esta expresión es muy común cuando estamos iniciando la vida matrimonial y empezamos a conocer realmente a la familia de nuestro esposo o esposa y descubrimos que hay una o varias costumbres o actitudes que no compartimos.

Entre amigos el tema de la familia política siempre está presente, ya que nos sirve para bromear o hacer comentarios de cómo nos ha ido en la relación con ellos. Generalmente estos comentarios no son positivos, sobre todo si hablamos de la suegra o las cuñadas.

Es sabido que para muchos de nosotros la relación que hemos tenido con la familia de nuestra pareja, en ocasiones no es la más adecuada y generalmente aplicamos la frase “mientras más lejos mejor”, pero ¿a qué se debe este rechazo de muchos de nosotros por la familia política?

Desafortunadamente, las etiquetas negativas que se les han puesto a algunos integrantes de la familia política han pesado mucho en nuestra cultura. Un claro ejemplo es la figura de la suegra a quien, en muchas ocasiones sin conocerla realmente, juzgamos y nos ponemos a la defensiva ante los comentarios o actitudes que realiza. Realmente son pocas las personas que han logrado entablar una relación cordial con la familia política.

Sin embargo, no debemos olvidar que la pareja que nosotros elegimos justamente salió y creció dentro de esa familia y como consecuencia muchas de las bondades que él o ella tienen fueron aprendidas dentro de ella.

En Red Familia queremos darte algunos tips que pueden ayudarte a mejorar la relación con tu familia política:

  • Ve en ellos unos aliados para fomentar en tus hijos valores como el respeto, la tolerancia la generosidad y la prudencia, ya que dentro de una familia siempre habrá diversidad de opiniones porque cada integrante es una persona con ideas y sentimientos propios.
  • En esta época en donde hay una gran cantidad de hijos únicos, la oportunidad de convivir e interactuar con primos o familiares es importantísimo para que nuestros hijos desarrollen habilidades sociales sanas.
  • Recordemos que en algún momento nosotros también integramos y formamos parte de una familia política. Demos el mismo trato que nos gustaría recibir a nosotros desde nuestro papel de suegra, cuñada, primo, etcétera. 

Está claro que las relaciones familiares no son sencillas y es necesario ser muy prudente y tolerante al momento de relacionarnos con la familia política. Busca crear un ambiente de respeto y cordialidad. Recuerda: “No hagas a otros lo que no quieras para ti”. ¡Porque en la familia está la solución!

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN